Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo Caracol Sports blanco Notifiiaciones
Active las notificaciones para estar siempre informado del deporte nacional e internacional con Caracol Sports.
¡Claro que sí!
No, gracias.
Logo Tour de Francia 2022
Logo Tour de Francia 2022

Publicidad

SPORT-CYCLISME-PARIS ROUBAIX
Tramo adoquinado.
PHILIPPE HUGUEN/AFP

Tour de Francia 2022: mapa, altimetría y perfil de la etapa 5

Este miércoles, el pelotón afrontará el impredecible trayecto adoquinado, que contará con una extensión de 19.4 kilómetros, dividido en once sectores.

El traqueteo de la bicicleta sobre los adoquines, apiñados en estrechas vías agrícolas jalonadas de diminutas cunetas de tierra, son el mejor antídoto contra lo previsible en el ciclismo. Este será el complicado panorama que afrontarán los ciclistas en la quinta etapa del Tour de Francia 2022.

Por vez primera desde 2018 el Tour de Francia se ha apuntado a esta receta para tratar de dar emoción a la carrera en la primera semana y romper los guiones escritos con antelación y que colocan a Tadej Pogacar como el favorito indiscutible para la victoria final.

Publicidad

En ese ejercicio, los adoquines aparecen como un ejercicio perfecto para buscar lo desconocido. Tras dos décadas ausentes del Tour, desde hace once años aparecen de forma cíclica en el recorrido y provocan siempre la misma admiración y críticas.

Como aseguraba el patrón del Tour, Christian Prduhomme, antes del inicio en Copenhague, la primera semana de competición ofrece material para que los candidatos a destronar a Pogacar hagan temblar la jerarquía antes de que llegue la alta montaña, donde su superioridad parece menos cuestionable.

Es el caso del Jumbo, el principal opositor a Pogacar, que cuenta con dos bazas, el también esloveno Primoz Roglic y el danés Jonas Vingegaard, segundos en las dos últimas ediciones.

Junto a Wout van Aert, cuya potencia permite casi sobrevolar los "pavés", el conjunto holandés se ha traído al Tour al francés Christophe Laporte y al belga Nathan van Hooydonk para tratar de dar un golpe de efecto en esa etapa.

Publicidad

Los organizadores han tomado cuatro tramos de la Roubaix, otros dos conocidos de otras clásicas pero que no se utilizaban desde 1983 y cinco inéditos, con el fin de llevar la carrera al terreno más desconocido posible.

Tour de Francia 2022: mapa, altimetría y perfil de la etapa 5

Etapa 5 -Tour de Francia 2022.
Etapa 5 -Tour de Francia 2022.
@LeTour

Publicidad


Tramos más largos y técnicos

El Tour ha buscado tramos más largos y técnicos que en el pasado, con el objetivo de que las diferencias en la meta sean superiores y que la etapa sea más decisiva.

El pueblo de Emerchicourt, de apenas 900 habitantes, puede ver su nombre marcado en letras doradas al término de la etapa. A él, una aldea acostumbrada a recibir los cuatro días de Dunkerque pero no el Tour, llega el octavo sector y de él parte el 7.

Aunque el mayor peligro llegará un poco más adelante en la jornada, cuando los ciclistas afronten tres sectores de más de dos kilómetros prestados por la Roubaix, donde recuperar tiempo parece "una tarea imposible", según el alemán John Degenkolb, el último en ganar en el Tour una etapa con "pavés".

Publicidad

¿Será suficiente para hacer vacilar al favorito? No parece sencillo, porque el esloveno ha demostrado ya en el pasado que se desenvuelve bien en todos los terrenos. Su prestación en la Strade Bianche o en el pasado Tour de Flandes, aunque con adoquines diferentes, demuestran que Pogacar no es un neófito en ese terreno.

Además, el ganador de las dos últimas ediciones acudió a reconocer el terreno hace unos meses, prueba de que tampoco ahí quiere dejar escapar un Tour que todo el mundo le promete.

Publicidad

Pogacar aparece menos respaldado, pero eso no implica que vaya a perder tiempo en un terreno donde las diferencias pueden ser más grandes que en una etapa de montaña, según Degenkolb.

El ciclista del equipo DSM, que también sabe lo que es ganar la Roubaix, en 2015, reconoce que no es lo mismo afrontar esos tramos en la ronda gala que en el "infierno del norte", porque en esta segunda la mayor parte de los participantes son especialistas en la materia, mientras que en el Tour todos tienen que someterse a esa tortura.

"Se puede mascar el miedo, la aprehensión de algunos a afrontar este tipo de ejercicios, lo que confiere a la jornada un nerviosismo especial", agrega.

Los ciclistas deberán atravesar once sectores adoquinados que totalizan algo menos de 20 kilómetros concentrados en los 78 finales de una etapa de 157 entre Lille y Arenberg.

Publicidad

Aunque la dosis de adoquines es similar a la de hace cinco años, los especialistas consideran que las diferencias pueden ser superiores, ya que se trata de tramos más largos y técnicos, lo que favorece las pérdidas de tiempo de aquellos que no sepan digerirlos.

La jornada parece propicia para lanzar las hostilidades de cara a la general. En los últimos años, algunos de los favoritos ya se dejaron buena parte de sus opciones en esas etapas, donde se combina la lucha por el podio con la de ganar una prestigiosa etapa.

Publicidad

El miedo que genera este tipo de jornadas llega incluso a la organización, que modificó el primero de los tramos al considerar que, tal y como se afrontaba, podía llevar al pelotón a demasiada velocidad y provocar accidentes indeseables.

En 2010 el luxemburgués Frank Schleck tuvo que abandonar en una etapa sobre adoquines, al igual que le sucedió cuatro años más tarde al británico Chris Froome también se marchó de la carrera cuando perseguía su segundo Tour, tras haber ganado el año anterior, lo que despejó el camino para que el italiano Vincenzo Nibale consiguiera su único triunfo en la carrera

Síganos en Google Noticias con toda la información deportiva. Síganos en Google Noticias con toda la información deportiva.