Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo Caracol Sports blanco Notifiiaciones
Active las notificaciones para estar siempre informado del deporte nacional e internacional con Caracol Sports.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

theo-curin
Theo Curin recibiendo un reconocimiento de la municipalidad de Copacabana.
AIZAR RALDES/AFP

Théo Curin, atleta paralímpico, nadará 122 kilómetros desde Bolivia a Perú en 10 días

El nadador fránces, y sus compatriotas Malia Metella y Matthieu Witvoet, pretender alertar a los locales sobre la contaminación del Titicaca.

El nadador francés paralímpico Théo Curin, de 21 años, se embarcó este miércoles en un desafío inédito: nadar 122 kilómetros desde Bolivia a Perú por el lago Titicaca, a 3.800 metros de altitud.

"Son muchas emociones", dijo Curin, a quien le fueron amputadas las extremidades a los seis años por una meningitis, antes de saltar al agua helada junto a otros dos deportistas.

"Pensar que hace un año estábamos apenas escribiendo esta historia", agregó.

Publicidad

El trío dio la primer brazada a las 08h15 locales (12h15 GMT) en la playa del pueblo boliviano de Copacabana y espera completar el desafío en diez días. Su destino son las Islas Uros de la bahía de Puno, en Perú.

El nadador originario del este de Francia obtuvo el cuarto puesto en 200 metros libres en los Juegos Paralímpicos de Rio-2016 y es doble vicecampeón del mundo.

Los compañeros de Curin son la exnadadora olímpica Malia Metella, de 39 años y retirada de las piscinas desde hace 11, y Matthieu Witvoet, de 27 años, quien se define como un "ecoaventurero".

Publicidad

Los deportistas nadarán en turnos arrastrando un bote construido a partir de desechos y pretenden dar un mensaje sobre el cuidado al medioambiente.

Durante el viaje, filtarán agua del lago para beber y guaradarán su comida en bolsas reutilizables para no generar desechos contaminantes.

Previo a lanzarse al agua, Curin y sus compañeros recibieron el reconocimiento de autoridades locales y la bendición de una amauta, o sabia aimara, que les arrojó pétalos blancos en un ritual de ofrenda a la Cota Mama (Madre Agua) para pedir su protección.

Publicidad

Una decena de nadadores de la Federación Boliviana de Natación nadó junto al equipo durante los primeros kilómetros del trayecto.

Relacionados Noticias Deportivas
Síganos en Google Noticias con toda la información deportiva. Síganos en Google Noticias con toda la información deportiva.

Publicidad